Nuestros Pastores

ALPHA & OMEGA CHURCH

Nuestros Pastores

Con más de 30 años sirviendo a la comunidad cristiana, el Pastor Alberto Delgado, oriundo de la ciudad de la Habana, Cuba, es el fundador y pastor principal de la Iglesia Alpha y Omega ubicada en el corazón de Miami. El pastor Delgado también es miembro ejecutivo y vicepresidente para el área hispana de la Florida de la NHCLC, la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano más grande de los Estados Unidos.

La vida del Pastor Delgado está marcada por uno de los más grandes éxodos de niños en la historia americana, se trata del programa “Peter Pan” realizado en el año 1992, el cual trajo a más de 14,000 jovencitos de la isla de Cuba sin sus padres.  A los catorce años, pasó de vivir con sus padres y su hermana a ser internado en un orfanato en Alburquerque, Nuevo México, donde aprendió a sobrevivir en un ambiente desconocido hasta los 18 años. . Esta experiencia en su niñez tocó el corazón del Pastor Delgado años más tarde, permitiéndole ahora compartir a través de su ministerio una palabra de fe que puede transformar la vida y circunstancias de cualquier persona, sin importar su raza, su nación o su economía.  Por eso su lema es “¡Todo es posible si puedes creer!”

Por eso su lema es “¡Todo es posible si puedes creer!” El Pastor Delgado es graduado de Rhema Bible Training Center en la ciudad de Tulsa, Oklahoma. Su entrenamiento ministerial fue al lado del profeta y gran maestro de fe, Dr. Kenneth Hagin, Sr. En 1979 se graduó en ese centro y en el año 1988 fue ordenado como ministro por el Dr. Hagin. Luego, continuó sus estudios en la fe y la Palabra y en 1995 recibió el grado de Doctor en Teología de Logos Christian College y también su maestría en Arte con especialización en consejería cristiana en Jacksonville, Florida.

Mariam Delgado es una mujer con un llamado profético para levantar al caído e inspirar a hombres y mujeres a alcanzar su máximo potencial en Cristo. A lo largo de sus años en el ministerio junto a su esposo y mentor, el pastor Alberto Delgado, ha tenido que enfrentar diferentes adversidades que le han permitido desarrollarse y prepararse en el llamado que Dios ha colocado en sus manos.

Hoy en día Mariam se ha convertido en una voz para rescatar los valores de la mujer tal y como Dios la creó. Esto lo lleva a cabo a través de su Fundación Seeds of Life, donde asiste a mujeres que son víctimas de violencia doméstica. Anualmente también realiza la Conferencia Mujer Única, donde miles de mujeres son renovadas en la presencia de Dios y animadas a vivir una vida próspera y llena de fe.

Mariam está muy involucrada en los medios de comunicación, ya que en la actualidad dirige junto a su esposo el reconocido programa de televisión Todo es Posible, el cual imparte una palabra de fe, ánimo y fortaleza en cada una de sus transmisiones diarias a través de la cadena Enlace. A la misma vez, sus cápsulas Un Minuto con Mariam son escuchadas en diferentes estaciones de radio en los Estados Unidos y Latinoamérica, impartiendo palabras de vida a quienes las escuchan. Mariam cuenta con tres publicaciones exitosas: su libro de bolsillo Confesiones diarias para una vida exitosa, su libro devocional Mantente en línea y su más reciente libro escrito junto a su esposo, Rompiendo Ligaduras del Alma.

En los últimos años Dios ha estado extendiendo su ministerio profético, permitiéndole viajar a diferentes ciudades de Estados Unidos, Latinoamérica y Europa para ministrar la Palabra de Dios con una unción especial para levantar al caído e inyectar fe y esperanza generaciones enteras.

Actualmente Mariam no sólo es madre de Verónica y Alberto Jr., sino que éstos le han dado la bendición de tener 4 hermosos nietos, Havana, Alex, Amelie y Lucia. Ella, junto a su esposo el pastor y Apóstol Alberto Delgado dirigen la Iglesia Alpha & Omega en la ciudad de Miami, una de las congregaciones de mayor crecimiento del sur de la Florida.

Espere un momento

Subscríbete a nuestro boletín informativo

Confía en Dios. Buenas cosas vienen para aquellos que creen, cosas mejores vienen para aquellos que son pacientes, pero las mejores cosas vienen para aquellos que no se rinden.